5 FORMAS ALTERNATIVAS DE CONSTRUIR UN PERSONAJE

Cuando llevas escribiendo por un buen tiempo corres el riesgo de crear personajes muy parecidos. Si te has dado cuenta que estas usando los mismos personajes en todas tus novelas es tiempo de que cambies. Lo que mejor puedes hacer es intentar diferentes acercamientos a tus personajes mientras los construyes y ver qué sucede con eso. A continuación te mostraremos como puedes hacerlo:

Hazles preguntas

Entrevista a tus personajes. Imagina que han sido secuestrados por un grupo de gente que quiere pararlos. ¿Qué le preguntarían a tu protagonista? ¿cómo reaccionarían? ¿estarían calmados? ¿molestos? Averiguar esto te ayudará a moldear la personalidad de tus personajes. Es importante saber cómo se manejan bajo presión. Te ayudará mucho asegurarte que las preguntas que le hagas encajen en el mundo que creaste y permanezcan como canon, por esto sugerimos el escenario del secuestro.

Construye a partir de un personaje tipo

Por lo general usamos personajes tipo sin darnos cuenta ya que son casi imposibles de evitar. Cuando estructures a tus personajes trata de construirlos a partir de un nuevo tipo que no hayas explorado jamás. Si siempre has escrito un héroe masculino fuerte, intenta otra cosa. Puedes ser muy creativo si te permites explorar fuera de tu zona de confort. Búscate una lista de personajes tipo y empieza a partir de ahí.

Desarrolla las metas de tus personajes

Antes de empezar a pensar cómo se ve o cómo actúa, piensa en las metas que quieres que tu personaje tenga. ¿Cuál es la finalidad de tu novela? ¿Qué quieres que tu protagonista logre? ¿Cómo quieres que crezca? Esto te permite desarrollar a tu personaje desde una perspectiva única. Las motivaciones y los logros son los aspectos más importantes de cualquier personaje, así que acércate a la construcción de tu personaje desde ahí.

Intenta con los juegos de Rol

Rolear con un personaje alterno es una buena forma de probarlo o de crear ideas únicas para tu historia ya que sabrás de primera mano si no han sido desarrollados del todo o si algo falta en su personalidad. Los juegos de rol te permiten conocer a tus personajes por dentro y por fuera y al mismo tiempo ponerlos en situaciones en las que nunca han estado (o estarán). También podrás encontrar ideas diferentes y ver cómo funcionan en tu historia.

Aprende de sus enemigos

La mejor forma de aprender obre una debilidad de tu personaje es preguntándole a sus enemigos. El antagonista de tu historia sabe mucho más sobre tu personaje de lo que te imaginas. ¿Por qué quiere el antagonista detener al protagonista? ¿Qué tiene para ganar o perder? Ver a tu personaje desde el punto de vista de otros personajes te dará las pistas para desarrollarlo mejor.

Fuente
Imagen: Jorge Leal (vía Flickr)
Anuncios

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s