8 TIPS DE EDICIÓN PARA QUE REVISES TU OBRA LÍNEA POR LÍNEA

Luego de la escritura viene el proceso de edición, pero ¿sabes por dónde empezar? Acá te damos tips para que revises tu obra línea y por línea y saques lo mejor de ella.

1-Palabras repetidas:

Todos tenemos palabras que usamos como muletillas y por eso podemos encontrarlas regadas por montones a lo largo del texto.

Identifícalas y cámbialas por sinónimos. Si los sinónimos no te gustan prueba escribir de nuevo la oración de tal manera que no tengas usar esa palabra.

2-Acciones repetidas

¿Cuántas veces en el capítulo tu personaje volteó los ojos? O ¿Cuántas veces en la escena tu personaje suspiró? ¿Qué tan factible es que en vez de haber hecho esa misma acción miles de veces, haya podido hacer otra?

3-Empezar párrafos con la misma palabra

Mira tus párrafos. ¿Tiendes a empezarlos igual? Haz el esfuerzo mental y evita usar más de una vez la misma palabra para iniciar tus párrafos.

4- Varía las frases

Cuando escribes todas tus frases exactamente iguales consigues un efecto estático y aburrido para tus lectores. Mézclalas, añade algunas comas, agrégale diálogo. Todo, claro está, en una forma que sea correcta gramaticalmente. La idea no es que vayas metiendo signos de puntuación en lugares que no corresponden.

5- Varía el largo de tus párrafos

Es exactamente la misma razón del punto anterior.

6- Largos bloques de diálogo

Muchas veces no se puede evitar, pero podrías hacer fluir mejor la historia si tus personajes están haciendo algo mientras hablan. Piensa en el lenguaje corporal.

El hecho de saber cómo reaccionan tus personajes a la información que sueltan o que reciben hace que la escena sea mucho más intrigante para el lector.

7- Haz que la prosa coincida con la escena

¿Estás escribiendo una escena de acción? Bueno, lo más probable es que las frases largas y lentas de leer no sean la mejor opción para desarrollarla.

También tienes que fijarte en las palabras que escogiste, ya que no todas sirven para lograr el efecto que buscas en el lector. Nuestro vocabulario es tan amplio que de seguró habrá una palabra que tenga el matiz que necesitas.

8- Cambia la fuente y vuélvela a leer

Muchas veces pasamos cosas por alto porque nuestros ojos ya están acostumbrados al texto. Cuando cambias la fuente, la idea que tenías del texto cambia con ella y tu cerebro lo percibe como algo nuevo. Esto te permite analizar mejor tu trabajo.

Imagen: romana klee (vía Flickr)

 

Anuncios

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s