10 MANERAS DE ATRAPAR A TUS LECTORES DESDE EL INICIO DE TU HISTORIA

Una de las partes más difíciles de escribir una historia es saber cómo empezarla. Un buen inicio de tu historia es la clave para que tus lectores se interesen por lo que tienes que contar, asi que pon atención y escribe el mejor inicio para tu historia:

1- Construye el momento

La primera regla principal al escribir las primeras líneas de tu historia es que ellas deben poseer la mayoría de los elementos que hacen un todo. Es decir, debe tener una voz distintiva, un punto de vista y un poco de caracterización. Para el final del primer párrafo debemos conocer la locación y el conflicto. A menos que haya una razón particular para guardar esa información.

2- Resiste la necesidad de empezar muy rápido

Podrás estar tentado a iniciar la narración antes de que la acción empiece. Algo así como la manera en la que tu personaje se despierta antes de empezar un día dramático. Pero a menos que estés escribiendo ‘la bella durmiente’, despertarse es pocas veces retador o dramático.

La mayoría de veces cuando iniciamos de esta forma, es porque estamos luchando por encontrar nuestra voz en la narración sin dejar que la historia se desarrolle por sí misma. Lo mejor es empezar desde el primer momento de una cantidad de conflictos sucesivos.

3- Recuera que los anzuelos pequeños atrapan más peces que los grandes

Cuando estudias literatura te enseñan que entre más inusual o extrema es la primera línea más posibilidades tiene de atrapar al lector. Pero lo que no nos enseñan es que dichos inicios tienen el poder de decepcionar al lector si la narración que sigue a partir de entonces no está al mismo nivel.

4- Abre con una perspectiva lejana y empieza a acercarte

En el cine moderno es común ver como las películas empiezan con la cámara enfocada en un objeto y como, luego de la primera imagen, se van alejando para dar un panorama completo de lo que sucede. En la escritura esta técnica funciona raramente. La mayoría de los lectores prefieren tener primero una imagen panorámica y luego empezarse a acercar.

5- Evita adelantarte a tu lector

Uno de los errores más fáciles de cometer al iniciar una historia es confundir al lector en su primera lectura.

Puede que el inicio tenga sentido cuando haya conocido un poco más de la historia, pero el problema es que muchas veces cuando el lector se siente confundido deja de leer ahí mismo. Con esto no quiero decir que no puedes incluir información en tu primer párrafo que luego adquiera un significado adicional, lo que quiero decir es que el inicio debe tener sentido en ambos niveles: con y sin información de lo que va a suceder.

6-Inicia con un misterio menor

Sin querer confundir a tu lector, iniciar con un enigma puede ser bastante efectivo, particularmente si el narrador está en la misma situación del lector. Este inicio tiene un efecto instantáneo que los convierte en compañeros de crimen. Una pregunta sin respuesta puede ser el inicio para una novela.

7-Trata de reducir el dialogo al mínimo

Si te sientes atraído a iniciar una historia con dialogo, ten en cuenta que estás aventando a tus lectores directamente a una tormenta en la que los puedes perder.

Una forma de usar diálogos de manera efectiva es escribiendo una sola línea y luego ofrecer el contexto necesario para que el lector se pueda ubicar antes de continuar con la conversación.

8-Se consciente de lo que funciona

Busca en internet artículos con los mejores inicios de novelas y analízalas. Compáralas con tu propio inicio si es necesario. Verás que eso te puede ayudar a mejorar.

9- Cuando tengas dudas prueba diferentes opciones

Trata de escribir varias opciones de primer párrafo y quédate con la que más te guste. Puedes mostrárselo a tus amigos y familiares para conocer a ellos cuál les gusta más. Por lo general las aperturas parecen perfectas, hasta que encuentras otras opciones.

10- Revisa el inicio una vez hayas alcanzado el final

Muchas veces una historia evoluciona tanto en el proceso de escritura que el primer párrafo, aunque brillantemente escrito, no aplica más para los sucesos que le siguen. La única forma de saberlo es volviendo al inicio una vez hayas terminado el primer borrador y tu historia esté completa.

Eso no quiere decir que tengas que cambiar completamente lo que tenías escrito, en vez de eso trata de acomodarlo a la historia o guárdalo para otra.


Esperamos que este artículo te sirva para mejorar tus inicios de historia. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores.

Cuéntanos qué otros elementos tienes en cuenta cuando vas a iniciar tu historia. ¡Nos encanta escuchar tus anécdotas!

Imagen: Patrik Nygren (vía flickr)
Anuncios