¿CÓMO SUPERAR EL TEMOR A MOSTRAR TU TRABAJO A OTRAS PERSONAS?

Ya gastaste un tiempo considerable en escribir tu historia, te aprendiste de memoria todos los consejos que te damos y los aplicaste en tu trabajo. Tienes una trama que te gusta y unos personajes que están bien creados, pero cuando alguien te pregunta si puede leer lo que has escrito quedas paralizado e inventas miles de escusas para que eso no suceda.

¿Te sientes identificado?

Si es así, estás sufriendo de temor a mostrar tu trabajo. Si no es así, puedes leer alguno de nuestros artículos para no aburrirte, o terminar de leer este solo por curiosidad.

Si lo que quieres es superar tu temor para algún día poder dar el gran paso y publicar tu obra, lo primero que tienes que hacer es sentarte a pensar:

¿Por qué sucede eso?

¿Estás preocupado por la calidad?

Si lo que te preocupa es que no estás seguro de escribir bien, lo mejor que puedes hacer es buscar a una persona cercana y de confianza para que te lea; mucho mejor si es un buen lector o si ya ha escrito algo.

Ya sé que se siente como si te desnudaras enfrente de ella -o él-, pero el valor que tiene la retroalimentación que te puede dar no tiene precio. Piensa que es como si fueras al doctor: puede que te sientas incomodo por tu falta de ropa, pero sabes que es por tu bien.

Si no conoces a alguien que te pueda ayudar, busca un lector beta.

¡Tranquilo!, ellos están acostumbrados a leer todo tipo de cosas.

Si logras superar la ansiedad de que esa persona te lea y te ayude a mejorar tu trabajo, podrás superar la ansiedad de que otras 100 mil personas lo hagan -y que además te paguen por hacerlo- cuando publiques tu libro.

¿Te asustan las críticas negativas?

Hay una fábula de Esopo que te recomiendo, se llama «El hombre, el niño y el burro».

Trata justamente sobre las críticas de las demás personas: siempre había alguien que tenía una opinión sobre la forma en que nuestros protagonistas iban al mercado –caminando al lado del burro, el niño sobre el burro y el hombre caminando, el hombre sobre el burro y el niño caminando, el niño y el hombre sobre el burro-. Finalmente se dieron cuenta que no podían hacer feliz a todos los que opinaban y me imagino que a partir de entonces vivieron una vida más feliz.

Desafortunadamente, todos vamos a recibir críticas alguna vez en la vida; no importa que seas el mejor en algo, nunca serás suficiente para alguien – o que te lo diga Leo Messi.

Lo mejor que puedes hacer en este caso es aprender a ignorar aquellas cosas malas que pueden decir de ti y buscar una crítica constructiva de fuentes en las que confíes.

¿Te preocupa que te plagien?

Si lo que te asusta es que alguien se robe tu trabajo existe una gran solución y se llama «derechos de autor». Es algo que pasa, pero no tan seguido comprado con la cantidad de historias que se comparten en el mundo y en todo caso, a lo que deberías temer más es a la piratería que hace que dejes de recibir el dinero que te mereces por tu trabajo.

Para que te sientas más seguro en este aspecto, lo mejor que puedes hacer es registrar tus obras en la dirección de derecho de autor de tu país antes de mostrarlas.

Recuerda: el derecho de autor no protege las ideas sino la forma en la que las desarrollas, que obedece al «criterio de la originalidad».

Si no quieres mostrar tu historia de vampiros porque no quieres que nadie más en el mundo escriba sobre vampiros, ahí ya no te podemos ayudar.

¿Eres muy tímido?

 Si estas preocupado por nada en particular sino que en general eres tímido, hay un par de cosas que puedes intentar:

1-La opción del lector beta te puede ayudar a comenzar y a ganar confianza en aquello de que te lean.

2- Otra opción puede ser la de asumir tu identidad de escritor bajo un pseudónimo. Nadie sabrá que eres tú y podrás seguir escribiendo sin problemas.

¿No sabes por qué te da miedo?

Si no sabes qué es lo que te detiene, o si es una combinación de varias cosas, intenta mostrar tan solo una parte de tu trabajo y empieza a ganar confianza a partir de ahí.

Recuerda que todos tenemos miedo a los cambios y a aquello que no conocemos, así que es normal que te sientas así, pero en la medida en la que empieces a compartir y a recibir comentarios de otras personas te vas a entusiasmar, te lo aseguro. Cuando menos te des cuenta te sentirás cómodo mostrando lo que haces.


Esperamos que este artículo te ayude a perder el miedo de mostrar tu trabajo a otras personas. Si te sirvió la información, alegra nuestro día con un ‘like’. No olvides seguirnos en redes sociales para tener más consejos de escritura y ayudas para escritores.

Si nos faltó algo, ayúdanos a completarlo. ¡Nos encanta escuchar tus anécdotas!

Imagen: Toshiyuki IMAI (vía flickr)
Anuncios

Escribe una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s